100 years

Gigi Villoresi

Gigi Villoresi

Gigi Villoresi ha sido uno de los pilotos más grandes de todos los tiempos. Nacido el 16 de mayo de 1909 en Milán, Luigi Villoresi se interesó por el mundo del motor desde muy joven, por lo que su camino se cruzó inevitablemente con el del Tridente. Gigi Villoresi desarrolló gran parte de su carrera en Maserati, cosechando éxitos y llevando los vehículos del Tridente a triunfar en algunas de las competiciones internacionales más importantes.

Ya en 1931 Villoresi participó en varias competiciones a bordo de vehículos como el Lancia Lambda o el Fiat 508 Balilla, pero el gran salto lo dio cuatro años más tarde. Así es, en 1935 Gigi Villoresi conquistó el sexto lugar en la Coupe Du Prince Rainier como piloto privado a bordo de un Maserati 4CM 1100. Las cualidades del joven milanés no le pasaron inadvertidas a Ernesto Maserati quien lo invitó a incorporarse al equipo oficial de Maserati, dando inicio, de este modo, a una prolongada e intensa relación de colaboración. Del 1936 al 1949 Gigi Villoresi corrió a bordo de varios bólidos del Tridente; la primera victoria no se hizo de rogar. En efecto, en 1937 Gigi Villoresi ganó el Gran Premio de Brno, además de lograr la vuelta rápida, pilotando un Maserati 6CM. En 1938, un año después de su primer éxito, Gigi Villoresi conquistó la Coppa Acerbo, coronándose Campeón de Italia de su categoría a bordo de un Maserati 8CTF.

Gigi Villoresi: las victorias del Tridente

En 1939 Gigi Villoresi volvió a llevarse la Coppa Acerbo; ganó, asimismo, su primera Targa Florio a bordo de un Maserati 6CM. Repitió la empresa en la Targa Florio del año siguiente, ganando con un Maserati 4CL, antes de que Europa se viera sumida en los terribles acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial. En 1945 Villoresi fundó la escudería Milan, con la que ganó el Grand Prix de Niza en 1946 y repitió éxito al año siguiente a bordo de un Maserati 4CLT, que también lo llevó a conquistar el título de Campeón de Italia absoluto. Ese mismo año corrió con Alberto Ascari, mientras que en 1948 ganó un gran número de carreras: triunfó en Albi, en Nápoles, en Comminges, en el Gran Premio de Gran Bretaña y en Penya Rhin, para coronarse por segunda vez Campeón de Italia absoluto. En 1949 se llevó el Grand Prix de Luxemburgo y el Grand Prix de Bruselas, antes de pasar a la escudería Ferrari.

El regreso a Módena

En 1954 Gigi Villoresi fichó por la escudería Lancia, si bien en el Campeonato de Fórmula 1 corrió casi siempre al volante de un Maserati 250F. En Lancia transcurrió los últimos años de su carrera; con esta marca ganó el Rally de Acrópolis en 1958; vivió su retiro en Módena, donde le fue conferido el ilustre cargo de Embajador del Tridente. Murió el 24 agosto de 1997 en su querida Módena.